Fundamay



FUNDAMAY, es una entidad sin ánimo de lucro que se encarga del ejercicio de la tutela de personas mayores en la Comunidad de Castilla y León.

FUNDAMAY, pretende ser un recurso social que garantice la protección personal y patrimonial de las personas que por su deterioro cognitivo, enfermedad o situación de riesgo han perdido su capacidad de obra, buscando el mayor nivel de protección y bienestar de las personas que tutela.

La Fundación se constituye en el año 2002, promovida por la Asociación Tutelar de Personas Mayores de Castilla y León (ATPEMA).

En diciembre de 1996 un grupo de profesionales del Trabajo Social, avalados por el Catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Valladolid, Dr. Pedro Gómez Bosque, presentan un proyecto de creación de una Asociación Tutelar para personas mayores, acogiéndose a lo establecido en el artículo 242 de la Ley 18/1983 de reforma del Código Civil en materia de tutela, que admite a las personas jurídicas como tutores de personas incapacitadas.

Es esta Asociación la que promueve la constitución de una Fundación Tutelar, al amparo de la legislación estatal y autonómica de Fundaciones, por decisión de la Asamblea General Extraordinaria de 9 de mayo de 2002, constituyéndose como tal, mediante escritura notarial el 6 de septiembre de 2002 y quedando inscrita en el registro de Fundaciones por RESOLUCIÓN de 28 de noviembre de 2002, de laSecretaría General de Sanidad y Bienestar Social.

En el año 2005 la Fundación se hace cargo de la gestión del Programa de la Gerencia de Servicios Sociales de Asesoramiento Jurídico y Psicológico que se imparte en diferentes Centros de Día de Personas Mayores de la Comunidad Autónoma.


 

 

FINALIDAD

La finalidad de esta Fundación es ejercer cualquiera de los cargos tutelares (tutela, curatela, administración judicial y defensa judicial) de aquellas personas mayores de 65 años que por carecer de persona física para asumir la tutela (familiares, parientes), el Juez determina, mediante sentencia, que dicha tutela puede ser ejercida  de manera más idónea por una entidad jurídica.

Según los Estatutos, la Fundación tiene por objeto el ejercicio y desarrollo de fines benéfico – sociales y de tutela, con carácter general e individualizada, a las personas mayores de 65 años con falta de capacidad de autogobierno, tales como:

  • El ejercicio directo de la tutela, curatela u otras figuras de guarda que precisen las personas mayores de 65 años, vecinas de Castilla y León que, padeciendo una enfermedad o deficiencia física y/o mental hayan sido judicialmente incapacitadas por razón de dicha enfermedad, y carezcan de parientes o allegados idóneos para el desempeño de tales cargos tutelares.
  • La propuesta a los Tribunales competentes de personas, previa aceptación de las mismas, que puedan ejercitar los cargos de tutores, curadores, y otras figuras de guarda, para la protección y cuidado de personas mayores que hayan sido declaradas incapaces.
  • El asesoramiento y supervisión, en su caso, de las acciones que realicen los tutores, curadores y demás guardadores, y la participación, en todo caso, en los órganos tutelares complementarios que puedan ser instituidos en sentencias de incapacitación.
  • Colaborar con las administraciones públicas y con los tribunales para mejorar la protección de los derechos de las personas mayores de sesenta años con vecindad en el territorio de Castilla y León, facilitando la información, el asesoramiento y la asistencia que precisen.
  • Favorecer el estudio y la investigación de la protección legal de los mayores dependientes y realizar acciones de sensibilización ciudadana.

OBJETIVOS

• Ejercer las figuras de protección jurídica a favor y en beneficio del mayor incapacitado.

• Prevenir situaciones de desamparo e indefensión.

• Propiciar la integración y normalización del mayor tutelado en su entorno socio-familiar

• Informar y asesorar a las personas mayores de 60 años en temas referidos a asuntos de naturaleza jurídica y psicológica.

DESTINATARIOS

El Programa de Tutela comprende la prestación de servicios a favor de:

1. Las personas mayores de 65 años residentes en Castilla y León que hayan sido judicialmente incapacitadas y carezcan de familiares u otras personas que pudieran desempeñar cargos tutelares, en los términos fijados por el Código Civil.

2. Personas menores de 65 años, y mayores de 60 años, cuyas circunstancias personales y/o sociales sean asimilables a las que presenta el colectivo de personas mayores

3. En todo caso, será prioritario el desempeño de la tutela respecto de aquellas personas que, encontrándose en la situación descrita en los apartados anteriores, sean usuarios de centros residenciales para personas mayores dependientes de la Administración de la Comunidad de Castilla y León o de plazas concertadas en otros establecimientos, y a los beneficiarios de servicios dependientes de las corporaciones locales con la que se tenga firmado convenio de colaboración.

El Programa de Asesoramiento Jurídico  Psicológico se destina a personas de 60 y más años, sus representantes legales, familiares o cuidadores, que residan en el territorio de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.